.

lunes, 16 de agosto de 2010

Cada día se registra venta de 900 autos de segunda mano

Este mercado está pujante por la mayor demanda y por el desprendimiento de sus propietarios.
ALFREDO PRADO
El mercado de ventas de autos de segunda mano –sin considerar los recién importados vía Ceticos o Zofratacna- está en su cúspide, por mayor demanda y por desprendimiento de sus propietarios debido a la adquisición de autos nuevos.
El frenesí de este mercado es tal que la Superintendencia Nacional de los Registros Públicos (Sunarp) registra cada día 900 transferencias de propiedad vehicular de autos usados, sin considerar los autos nuevos, o primera venta de autos usados importados.
“En ese sentido, este año esperamos registrar un récord de 260,000 transferencias de propiedad vehicular en todo el ámbito nacional”, estimó el presidente de la Sunarp, José Antonio Aróstegui Girano, tras recordar que el año pasado se registró alrededor de 200,000 transferencias.
En lo que son los registros de vehículos nuevos y usados recién importados (primera inscripción), este año llegaría a unos 160,000 en el ámbito nacional, de los cuales 120,000 serán en Lima. Según Araper, este año se venderán unos 110,000 autos nuevos en todo el país.
“El mercado está pujante, porque las personas y familias están comprando autos nuevos, razón por la cual quieren desprenderse de sus autos usados. Además, porque muchas personas prefieren comprar autos usados que ingresaron al país como nuevos hace algunos años, porque desconfían de los autos importados usados que son reensamblados con algunas modificaciones, por ejemplo “el cambio de timón”, opinó Víctor Mantilla, jefe de Ventas de ONE, división de Euroshop.
El ejecutivo precisó que los vehículos usados más demandados son aquellos que cuestan entre US$ 5,000 y US$ 15,000, con menos de nueve años de antigüedad; pero también habría mucha transacción de vehículos de lujo, que cuestan entre US$ 50,000 y US$ 70,000.
GESTIÓN – 13/08/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradecemos sus comentarios, los mismos que deben ser alturados y no deben ofender el honor y reputación de las personas. Al realizar denuncias, quien lo formule deberá identificarse con su nombre completo y número de documento de identidad.